martes, 24 de septiembre de 2013

Todo se salva

Me gusta 
cuando la gente
sueña en mi casa.
Cuando estaciona 
su mirada
en el silencio
de un corazón abierto.
Entonces callo,
y contemplo
y sonrío
por la posiblididad 
de ser contagiada 
por el optimismo.
La realidad se desmorona
pero por un segundo, 
no importa.
Todo se salva.
Dios no se mueve.